07/04/2017

Paulina y Adan – Boda en Querétaro y recepción en el elegante Salón Amuza

Nunca hubiera llegado a mi imaginación que en el día de la boda, la mamá de la novia, la novia y media familia, me hubieran invitado a comer. Pero eso fue justo lo que pasó con Paulina y su familia. Ademá el ajetreo del make up, el vestido, el perrito y siendo dos fotógrafos trabajando, la mamá se puso a cocinar un delicioso caldo tlalpeño super casero. Y bueno, que decir, una familia super hospitalaria que de verdad me hizo sentir muy bien recibido y esto me permitió ‘trabajar’ muy relajado. Porque, como en todas las bodas, las manos también sudan al fotógrafo; a transmitir la misma emoción a pesar de los años serán sus fotografías  esto, yo, lo tengo bien presente…

También la recepción fué algo muy agradable y el salón Amuza, con su cesped bien cuidado y las paredes arregladas con jardines verticales naturales hizo de ese día algo de verdad muy especial.